Lupa
Tu carrito de compras está vacío
slider
slider
slider
slider
slider
slider
slider
slider
slider
slider
slider
slider
Productos
Separador
Noticias
Separador

15/07/2018 | 11:13:16 AM

La importancia de la calidad en aceites y lubricantes para el motor.


 La viscosidad de aceites y lubricantes garantía de durabilidad. 

En los motores hay componentes que se mueven a distancias muy reducidas que desgasta los componentes, el aceite lubricante crea una película separadora entre las superficies móviles adyacentes para minimizar el contacto directo, el desgaste y la producción de calor, protegiendo así al motor y alargando su vida.

En aceites y lubricantes la viscosidad es muy importante, es la resistencia del líquido a fluir, cuanto más viscoso más le cuesta fluir por la superficie o la canalización. En nuestra tienda de lubricantes online y aceites online, diferenciamos los grados de viscosidad de ahí su importancia. La viscosidad es la oposición del fluido a deformaciones tangenciales, en mecánica la velocidad cinemática, es que sea  inversamente proporcional  a las variaciones de temperaturas, a más temperatura  menor es la viscosidad del lubricante o aceite, es uno de los detalles más importantes que hay que tener en cuenta en los lubricantes mecánicos; motores térmicos, conjuntos de engranajes y los sistemas de actuación hidráulica. Una viscosidad demasiado baja provoca un desgaste por falta de colchón hidrodinámico, el aceite se escurrirá y no formará una película entre las piezas. Siempre hay que tener en cuenta lo que especifica cada fabricante para cada tipo de motor. Las normativa ISO se utiliza para aceites industriales y la normativa SAE  para los lubricantes automotrices.

Otros aspectos  de aceites y lubricantes para motores.

Muchos aceites de motor tienen aditivos detergentes y dispersantes para mantener el motor limpio. El roce de componentes metálicos produce, inevitablemente, partículas metálicas muy pequeña. Estas partículas se desplazan en el aceite causando erosión de las piezas móviles. Precisamente para filtrar esas partículas existen los filtros de aceite. Una bomba de aceite movida por el motor del vehículo se encarga de bombear el aceite a través del filtro. Existen dos tipos de filtros, de flujo completo, o de bifurcación.