Lupa
Tu carrito de compras está vacío
slider
slider
slider
slider
slider
slider
slider
slider
slider
slider
slider
slider
Productos
Separador
Noticias
Separador

19/01/2018 | 05:29:50 PM

Soldadoras de hilo MIG/MAG


 

 

Con las soldadoras de hilo Mig/Mag mejoras la productividad.

La soldadura  de hilo Mig/Mag  «soldadura a gas y arco metálico» es un proceso de soldadura por arco, mediante un gas protector con electrodo consumible. El arco se produce por un electrodo, formado por un hilo continuo y las piezas a unir, quedando este protegido de la atmósfera circundante, por un gas inerte (soldadura MIG) o por un gas activo (soldadura MAG).

La soldadura MIG/MAG es muchísimo más productiva, que la soldadura MMA que pierde productividad  en cada parada, para reponer el electrodo consumido. El uso de hilos sólidos y tubulares han aumentado la eficiencia en un alto porcentaje.

La soldadura MIG/MAG  deposita el metal a una gran velocidad, y en todas las posiciones. Se suele utilizar,  en espesores pequeños y medios en estructuras de acero y aleaciones de aluminio, especialmente donde se requiere un gran trabajo manual.

El argón, es también el gas primario utilizado en la soldadura MIG, a menudo mezclado con dióxido de carbono.

Ventajas de la soldadura MIG/MAG 

Las principales ventajas que ofrece el proceso MIG/MAG son:

Se puede soldar en todas las posiciones.

Mejora la apariencia o acabado.

Los gases son muy poco contaminantes y tóxicos.

Soldadura de espesores amplios  desde 0,7 a 6 mm.

El  proceso  depende menos  de la habilidad del soldador.

Se mejora la  productividad.

 

 

Modos de aplicación:

 

  1. Semiautomático: algunos parámetros  son previamente ajustados por el soldador, y otros  como la tensión y la corriente, son regulados de forma automática y constante por el equipo, pero es el operario quien realiza el arrastre de la pistola manualmente. A mayor  tensión (o voltaje) mayor es la penetración de la soldadura. Por otro lado, a mayor intensidad más crece la velocidad de alimentación del material de aporte y se generan cordones más gruesos.  Es importante que el soldador evite los movimientos bruscos, oscilantes y utilice la pistola a una distancia de ± 7 mm sobre la pieza de trabajo.
  2. Automático:  la tensión y la intensidad se ajustan previamente a los valores requeridos, para cada trabajo y son regulados por el equipo, pero es una boquilla automatizada la que aplica la soldadura. Generalmente, el operario interviene muy poco en el proceso, bien sea para corregir, reajustar los parámetros, mover la pieza o cambiarla.
  3. Robotizado: Este modo de soldadura  es el  utilizado a escala industrial. Todos los parámetros y las coordenadas de localización de la unión que se va a soldar se programan. La  aplicación   robotizada se realiza mediante  un brazo mecánico, que permite soldar toda la pieza, transportarla y realizar los acabados automáticamente, sin necesidad de la intervención del operario.